domingo, diciembre 17, 2006

NADIE ES...

En Quilmes, asesinaron a balazos a un prefecto que custodiaba al juez Cavallo. Tres delincuentes intentaron asaltar el colectivo en el que viajaba y se inició un tiroteo.
Luego de la balacera, los malvivientes se retiraron sin robar nada, felices por haber cometido el gran sueño de todo asesino:
un crimen, prefecto.

3 Comments:

At 18 diciembre, 2006 10:23, Blogger El Guz said...

Ja, ja, lo entendí prefectamente!

 
At 19 diciembre, 2006 20:07, Blogger Gustavo said...

Correto, asolutamente.

Le dejo un saludo perfeto.

 
At 15 febrero, 2007 09:15, Anonymous jumangi said...

jajajaja! muy bueno

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home